agosto 18, 2006

Armero: Experiencia en la prevención de emergencias y desastres




Por: Richard Ceballos, Marcela Gallego y Sandra González

La erupción era inevitable pero pudo haber sido de menor magnitud si hubiera existido un mejor flujo de comunicación, organización y prevención, porque si en algo se falló, fue en que no se divulgó las anteriores erupciones del volcán y el tiempo cíclico en que estas se repiten. Cuando el 22 y 23 de diciembre de 1984 el volcán dio su primera manifestación con fumarolas, se crearon comités de Emergencia en Caldas y Tolima y se implementó en la zona volcánica monitoreo permanente del cráter.

Estos comités realizaron mapas de riesgo que fueron difundidos en los departamentos de influencia del volcán, igualmente se distribuyeron cartillas de información sobre qué hacer en situación de erupción. Pero esto no fue suficiente, pues no existía a nivel local y regional verdaderas organizaciones para la atención de emergencias y de socorro, tampoco se contaba con las técnicas de aplicación de primeros auxilios, rescate, autonomía de operación y sostenibilidad.

La situación del país estaba en un punto crítico. Había exceso de centralización administrativa en el tema de los desastres, por eso, los municipios ignoraban su papel de gestores ambientales y de entidades preventivas. Además se había hecho caso omiso a Alfonso López Reina, Director de Ingeominas de la época, quien mediante un artículo dijo que existía peligro de una nueva erupción. Hernando Arango Monedero, representante de caldas, citó a cuatro Ministros del Despacho y les explicó con recuentos históricos cual era la gravedad del asunto, lo consideraron sensacionalista y le respondieron que ya había monitoreo en la zona y comités de desastre.

A pesar de que instituciones como Ingeominas, el Instituto Geofísico de los Andes, el Centro de Vulcanología, Instituciones sin ánimo de lucro y entidades internacionales, habían anunciado el riesgo y trataban de contrarrestarlo, no se les prestó atención, pues Ocho días antes del evento, el palacio de Justicia había sido tomado por el M-19 y todo el centro de atención estaba allí.

Según la investigación reducción de la vulnerabilidad frente a los desastres en América Latina realizada por el Banco Interamericano de desarrollo (BID) y Naciones Unidas (ONU), la tragedia en daños totales le costó a Colombia 465 millones de dólares, que con una ayuda internacional de 13’622.694 dólares y aproximadamente 2’633.640 dólares en recursos humanos y en especie, más la solidaridad nacional que donó alimentos, frazadas, antibióticos, medicamentos, vendajes y ayuda humanitaria, se pudo solventar.

En la emergencia participaron cerca de 4175 hombres del ejército, la Fuerza Aérea Colombiana, Policía Nacional, DAS, Defensa Civil, Cruz Roja, entidades de Salud, Universidades, entre otras. Además alrededor de 112 vehículos (entre transporte terrestre y aéreo) estuvieron en la zona, subsidiados por ECOPETROL.

Todos los recursos fueron destinados a la rehabilitación de la zona. Se firmaron varios decretos, entre ellos el de emergencia económica, la creación de Resurgir para canalizar todos los dineros que llegaron a la zona. Igualmente se comenzaron las labores destinadas a fortalecer la capacidad de respuesta de los municipios e instituciones con respecto a los desastres.

Se toman medidas:

Desde la tragedia el gobierno a través de la presidencia de la república creó el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres de Colombia (SINPAD). Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), nació esta oficina cuyo propósito principal era atender los desastres naturales en Colombia además de evaluar los posibles riesgos que se puedan dar en regiones de alta tendencia a catástrofes, como lugares ubicados cerca de grandes ríos, de volcanes o zonas montañosas.

Después de muchas consultas, el proyecto de ley para la formación de dicha institución, fue presentado en noviembre de 1988 y puesto en marcha en mayo de 1989. Entre otras actividades que realiza esta entidad se encuentran la determinación de zonas de máximo riesgo; la instrumentación y vigilancia de fenómenos naturales; el fortalecimiento institucional y financiero; la dotación de centros de reservas y elaboración de planes de emergencia; educación y capacitación; la incorporación de la prevención en los planes municipales y regionales de desarrollo; el análisis de vulnerabilidad y reubicación de vivienda en alto riesgo, reconstrucción posdesastre y recuperación de cuencas hidrográficas degradadas.

Otra de las instituciones que se crearon debido al desastre generado por la erupción del volcán Nevado del Ruiz, fue la Oficina Nacional para la Prevención y Atención de desastres (ONAD) con el apoyo de la presidencia de la republica a la cabeza del presidente Belisario Betancur Cuartas (1982-1986 ).

En 1989, se decretó mediante la ley 919, las actividades correspondientes a los diferentes órganos pertenecientes a dicha entidad, reglamentando así este tipo de sistema nacional.

Dicho sistema esta coordinado actualmente por la Dirección Nacional (antigua Oficina Nacional, ONAD), del Ministerio de Gobierno o del Interior. Debido a un decreto expedido en julio de 1991. Esta compuesto por entidades del sector público y privado relacionadas con el tema, que por medio de Comités Regionales y Locales, actividades de prevención y atención de desastres, llevan a la ciudadanía la información pertinente para tener claro como proceder en caso de desastre.

¿Estamos realmente preparados?

Omar Agudelo, director del centro de estudios para la atención de desastres de la universidad nacional junto con Carlos Suárez investigador dicen que “las consecuencias de estas catástrofes son un problema de desarrollo de los países porque en las naciones de economías pequeñas, algunos fenómenos naturales, ya sean de origen hidrometereológico, geosísmico, vulcanológico o de otra naturaleza, suelen tener mayores consecuencias sociales, económicas, ambiéntales y políticas”.

En el mundo el 95% de las muertes ocurridas ha sido causada por fenómenos naturales. En Colombia se han presentado desastres de gran magnitud como el maremoto de Tumaco en 1979, el terremoto de Popayán en 1983, la avalancha de armero en 1985 y el terremoto de Armenia y el eje cafetero en 1999. Estos eventos han traído al país innumerables victimas y grandes pérdidas económicas.
Según Carlos Mario Montoya, director del DAPAD, el país todavía no tendría la capacidad de aguantar un desastre de la magnitud de Armero, pero asegura que ahora tenemos más fondos económicos para contrarrestar las consecuencias.

“Cuando Armero no había ni presupuesto ni organizaciones bien conformadas para los desastres y emergencias, mientras que hoy si están bien constituidas. Por ejemplo cuando ocurrió el terremoto de Armenia, Antioquia y cada departamento se encargó de un municipio y el cubriendo fue mejor, aunque hubieron fallas”.

El Dapad ejecuta 11000 millones de pesos en el momento con los que ha controlado y mitigado los desastres de este año. Pero en cada región hay Comités regional para la prevención y atención de desastres, que incluyen todos los organismos que trabajan en emergencias y desastres como el IDEAM, la Cruz Roja, etc.,

En tanto a la cultura de la prevención ya se ha creado consciencia, pero todavía falta mucho según expresa Mauricio Faciolince, Director del SIMPAD. El propósito es que “las personas se concienticen de que la naturaleza es un ser vivo y que ante cualquier emergencia debemos estar preparados.

Este artículo nos lo publicaron en De La Urbe Digital
el sábado, 12 de noviembre de 2005
delaurbedigital@comunicaciones.udea.edu.co
Estudiante de Periodismo de la Universidad de Antioquia
Derechos Reservados De la Urbe Digital
Màs artìculos sobre Recordando a Armero en De la Urbe Digital (01-11-2005)

La fibrosis quística, enfermedad para toda la vida



En el mundo se conocen 1.300 mutaciones del gen de la fibrosis quística. En Colombia, hay aproximadamente 500 casos diagnosticados, pero por cada paciente hay diez sin diagnosticar. La cifra está en aumento.

La Jornada Nacional de Fibrosis Quística quiso que la población conociera las causas, síntomas y complicaciones de esta enfermedad.

La jornada, cuyo lema fue, "en busca de un tratamiento integral y un diagnóstico a tiempo", se cumplió en el mes de julio en las principales ciudades del país, con el fin de llamar la atención sobre esta enfermedad.

Se trata de una campaña, liderada por la Fundación Mariana Pro Fibrosis Quística y la Fundación Colombiana para Niños con Fibrosis Quística, que busca que la gente tome conciencia de la importancia de un diagnóstico a tiempo.

Alejandra Wilches, gastroenteróloga y pediatra, señala que la fibrosis quística es una enfermedad genética que se hereda, es decir, no se adquiere ni por una bacteria ni por un virus.

Empieza a manifestarse, en la mayoría de casos, desde el nacimiento, es degenerativa y carece de cura. "Con el tratamiento adecuado de las complicaciones se puede brindar al niño o al paciente una mejor calidad de vida", aclara Wilches.

Los sistemas respiratorio, digestivo y reproductor son los más afectados por esta enfermedad, que provoca deficiencias y obstrucciones en conductos de los pulmones, el páncreas, el aparato reproductor y el intestino, es decir, estas glándulas encargadas de eliminar los residuos no cumplen la función adecuada, lo que causa que el organismo genere secreciones muy espesas.

La médica Wilches explica que la fibrosis no es muy conocida en Latinoamérica. En Colombia, por ejemplo, hay aproximadamente 500 casos diagnosticados, pero por cada paciente hay diez sin diagnosticar.

Agrega que "se ha visto que la alta incidencia está en el oriente de Antioquia, por consanguinidad, matrimonios entre primos o matrimonios entre tíos y sobrinos".

El tiempo de vida es corto
Una persona con esta enfermedad tiene un ciclo de vida muy corto: en un niño sin diagnosticar el promedio es de seis años. Su prolongación depende de la disciplina que se tenga con el tratamiento.

La gastroenteróloga y las investigaciones de la Fundación Mariana coinciden en que con un diagnóstico a tiempo se puede alargar la vida del paciente hasta los 23 o 30 años.

Ángela María Cardona, neumóloga y pediatra, afirma que se "requiere de dos copias del gen defectuoso para nacer con la enfermedad", esto es, se hereda si los dos padres presentan la alteración del gen defectuoso que la produce.

Existe un 25 por ciento de probabilidad de que el niño no padezca de fibrosis quística o sea portador, otro 25 por ciento de que nazca con la enfermedad y el 50 por ciento restante de que el hijo de un portador de la enfermedad, sin padecerla, y de otro potador, podría manifestarse en el primogénito.

Síntomas y complicaciones
La edad en la que aparece la enfermedad es variable, "por lo general el 70 por ciento de los diagnósticos ocurre durante la etapa infantil, con manifestaciones digestivas y respiratorias", expresa Wilches.

Agrega que en los jóvenes sólo se conoce hasta la vida adulta, por esterilidad o azoospermia (ausencia de espermatozoides y células germinales inmaduras), dependiendo de la mutación genética.

La neumóloga Ángela Cardona explica que las manifestaciones respiratorias más comunes de la enfermedad son bronquitis, bronconeumonías, neumonías y sinusitis.

En el caso del sistema digestivo, Wilches sostiene que los síntomas más frecuentes son diarreas crónicas, estreñimiento, desnutrición, bajo peso, diabetes y síndrome de mala absorción.

A raíz de esto, la no expulsión del moco acumulado deriva en problemas respiratorios, infecciones que no se pueden combatir con facilidad y disminución de la fertilidad, casi en su totalidad.

Franci Tobón, de la Fundación Marina y madre de una niña que padece la enfermedad, cuenta que los menores se vuelven más vulnerables a las infecciones.

Vencer la muerte a tempana edad
Adelaida Díaz, comunicadora de la Fundación Mariana, advierte que el tratamiento para la fibrosis quística es costoso (unos ocho millones de pesos mensuales).

"En las EPS la droga para esta enfermedad está clasificada como medicamento esencial. Además, para ser cubiertos por estas entidades es necesario acudir a la tutela".

La terapia consiste en que el paciente esté libre de secreciones. Tobón comenta que "Juliana (su hija) tiene el tratamiento completo: la nebulización, inhaladores, broncodilactodores y multivitamínicos, con asistencia especializada, neumólogos, gastroenterólogos y terapia respiratoria".

Además, por la mala absorción (deficiencia de enzimas del páncreas), cada paciente debe tener una tabla nutricional en la que la dieta sea balanceada y saludable.

Los médicos recomiendan el ejercicio físico, puesto que ayuda a mejorar la respiración, eliminar secreciones y reducir el deterioro muscular.

En casos muy graves, como que el paciente es oxigenodependiente y no responde al tratamiento, se recurre al trasplante pulmonar.

Este artículo me lo publicaron
En De La Urbe Digital el martes 15 agosto de 2006
delaurbedigital@comunicaciones.udea.edu.co
Estudiante de Periodismo de la Universidad de Antioquia
Derechos Reservados De la Urbe Digital


julio 14, 2006

Los videojuegos en la formaciòn del niño


El crecimiento y formación del niño para su desempeño en la vida adulta, depende en, gran medida, de que en su infancia aprenda y desarrolle sus fantasías a través del juego. Pero en esta época donde ha surgido una nueva manera de experimentar el mundo virtualmente, ¿hasta qué punto los videojuegos aportan en la formación del niño?

El juego, como lo define Andrés Felipe Patiño, psicólogo egresado de la Universidad de Antioquia, "es una acción que le permite al niño pasar de una simulación a representar un sentimiento o una emoción y a medida que el niño empieza a ceder en las representaciones simbólicas, él va teniendo necesidad de introducir nuevas reglas y cada vez el juego se va formalizando más".

"Una primera instancia del aprendizaje del niño es mecánico luego, cuando él aplica lo que aprende ese conocimiento se convierte en simbólico", dice el psicólogo Piaget, en su teoría cognitiva.

El juego es el lenguaje del infante; le permite el aprendizaje, el desarrollo de la personalidad, refleja apreciación de si mismo y de todo lo que lo rodea, "el niño puede tener un medio figurativo, donde a través del cuerpo y de objetos, pueda construir una realidad, representar experiencias que lo han marcado emocionalmente", agrega Andrés Patiño.


Aporte al aprendizaje real o virtual


Jhoan Andrés Palacios, videojugador, tiene doce años de edad y para él los videojuegos son un medio de diversión y de distracción porque "tiene que hacer misiones, descubrir cosas nuevas, por eso, uno no debe apegarse a un sólo juego. Uno se llena de ánimo porque tiene que matar a éste... uno hace bulla de lo nuevo que a descubierto."

Geovanny Palacios, padre de Jhoan, opina que los videojuegos son "aparentemente sanos, pero en el fondo es como la droga para los drogaditos, ellos cogen un juego y no quieren salir de ahí. En los barrios populares, alrededor de los colegios están los videojuegos, porque los niños son clientes potenciales, entonces, ellos no estudian y se vuelan de clase."

Según Andrés Patiño el tema de los videojuegos es más complejo, porque "resulta que los videojuegos están realizados dentro de otro lenguaje que es el digital, dentro de un medio de representación que la humanidad aprendió a desarrollar.

Janet H.Murray en su libro Hamlet en Holocubierta, cita a William Gubson (1983) y él dice que "la experiencia ilusoria adictiva se describe como un 'conectarse', es decir conectar las neuronas directamente al mundo inmaterial del "ciberespacio."

De acuerdo con está definición y teniendo en cuenta que, los juegos de video hacen parte del mundo virtual, ellos son adictivos, pero también ayudan al niño a desarrollar destrezas a nivel mecánico y no simbólico.

Denby en su libro Buried Alive, dice que los videojuegos "ofrecen un cierto grado de narración, pero uno que se rinde sin resistencia al deseo infantil de satisfacción instantánea." La narración permite formar valores, aprender nuevas cosas y explorar el mundo. Sin embargo, Andrés Patiño, afirma que estos juegos carecen de narrativa, pero que han sido tachados de poder representar cualquier tipo de cosas, "una de las cuales se le atribuye es que tienen un material violento, es decir, tienen la capacidad de vivenciar acciones violentas y que puede generar que la acciones se repitan en los niños que lo juegan en su vida real."

Para la Coordinadora del Programa de Pedagogía Infantil de la Universidad de Antioquia, Terecita María Gallego, la mayoría de los videojuegos no tienen narrativa, tiene más que todo un propósito que es de competir, de pasar por encima del otro de alcanzar una meta como sea, algunos tienen posibilidades de desarrollo cognitivo, como los CDS educativos, pero la mayoría de ellos buscan "egocentrismo", que significa ganar. Para ella los pocos videos que narran, por lo general, son diálogos cortos, pero resaltan más los procesos de secuencia.

Como dice Terecita María, los videojuegos son representaciones simbólicas y, a la vez, "podrían ser tan educativos como peligrosos", en ellos se puede relativizar la muerte, "matar a alguién" y seguir adelante sin que esto represente algo más, que vencer un obstáculo.

Hamlet H. Murray, cita a Huxley Bradbury, quien dice que en "cuanto más persuasivo sea un medio, más peligroso. En cuanto nos dejamos llevar por estos entornos ilusorios que son tan 'reales como el mundo' o incluso 'más reales que la realidad', estamos abandonando la razón y nos unimos a la masa indiferenciada", lo que significa que la humanidad está siendo esclava de la "máquina estimuladora".

Los juegos de video para los niños representan esa máquina estimuladora, los saca del mundo real y los mete en un mundo de fantasía donde, como dice Jhoan, con trucos se pueden vencer monstruos y el héroe puede apoderarse del tesoro.

Terecita dice que los video juegos no le permiten al niño desarrollar su personalidad, puesto que, "hacen lavados de cerebro", es decir, los niños hacen una búsqueda de otras alternativas, tampoco les aporta espacios para que el niño aprenda a sociabilizarse con los demás, porque este tipo de juegos se limita máximo a dos personas.

Una de las soluciones que plantean Andrés Felipe Patiño y Terecita María Betancur, para que el niño no se suma en ese mundo de "utopía" que sólo lleva a la imitación y no al aprendizaje simbólico, es que los padres estén pendientes de lo que él está viendo en la televisión, en los videojuegos y en la Internet, y cuales de esos juegos le aportan en su formación.

También, tener en cuenta la importancia de los juegos reales que es el "disfrute por la vida, es el lenguaje natural del niño para hacerse al mundo", comenta Terecita, además dice, que para todo hay tiempo y que está de acuerdo con las nuevas tecnologías pero también hay que generar espacios para la socialización.

Porque si los padres no se conciencian del deber que tiene de orientar a sus hijos y más en está era de las nuevas tecnologías, será como dice Janet Murray: "en efecto, el video juego nos jugará a nosotros ahora".

Este artículo me lo publicaron
En De La Urbe Digital
el martes 4 de julio de 2006
delaurbedigital@comunicaciones.udea.edu.co
Estudiante de Periodismo de la Universidad de Antioquia
Derechos Reservados De la Urbe Digital

mayo 13, 2006

Culto al Cuerpo







El fisicoculturismo ayuda a tener un cuerpo en forma y saludable, como lo prefieren la mayoría de personas hoy en día. Sin embargo, se ha hecho un mal uso de él y se ha llevado al extremo, incluso mucha gente por desconocer su filosofía ha puesto en riesgo su salud.


Esta disciplina en Colombia se originó desde hace más de cuatro décadas. En Antioquia se inició con los hermanos Ramírez, y su mayor precursor fue Francisco Ramírez Ramírez, quien obtuvo en 1.959 el título de Señor Colombia. Sin embargo, esta actividad en el país no ha tenido tanta fuerza como en otras partes del mundo.

Estados Unidos y Francia conformaron escuelas dedicadas al fisicoculturismo moderno. La americana tenía como doctrina el desarrollo de la musculatura y la francesa el desarrollo integral del hombre.

Actualmente en Colombia, el fisicoculturismo no cuenta con colaboración ni del gobierno ni de la empresa privada, además no existe ni federaciones ni ligas que lo promuevan. Básicamente los torneos que se realizan son patrocinados por gimnasios.

Mario López, estudiante de deportes en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid manifiesta que, los deportistas necesitan ayuda económica para poder realizar un entrenamiento satisfactorio y elevar sus fortalezas y vencer sus debilidades, pero el país no le ha brindado apoyo a este deporte ni a ningún otro.


El arte de esculpir el cuerpo

Algunos piensan que este deporte es dedicado al culto del cuerpo. Más que un tributo físico es una decisión de cada persona, es el arte de esculpir el cuerpo, de tal forma "que no se pierda ni la simetría ni la métrica; se busca tener un cuerpo armonioso, grande y un porcentaje muy bajito de grasa", explica Fernando Pulgarín, licenciado en Educación Física de la Universidad de Antioquia y quien sostuvo una relación con el fisicocultirismo hace 20 años.

Para estos deportistas es importante tener diferentes rutinas, ya que les permite ir moldeando su cuerpo según sus necesidades, es decir, un día entrena pectorales, otro bíceps y otro tríceps y así sucesivamente, con el fin de que el organismo no se estanque. "Hacen énfasis en trabajar el músculo despacio; se preocupan mucho porque las cargas estén bien estipuladas", afirma Fernando.

Francisco Ramírez, siempre ha recomendado a las personas que acuden a él, que la intensidad del entrenamiento para subir de peso es día de por medio y de una duración de una hora y media máximo.

Isaías Ocoró, fisicoculturista aficionado desde hace siete años, cuenta que dependiendo de la rutina su preparamiento dura entre 45 y 50 minutos diarios. Una parte de su preparación consiste en comer prácticamente de todo, para ganar volumen y luego practicar los ejercicios para definir sus músculos, para cuando llegue el momento de la competencia estar preparado.


¿El fisicoculturismo es un deporte?

Las personas que practican el fisicoculturismo lo consideran un deporte. Sin embargo, para el Comité Olímpico Internacional (COI) no lo es, porque sus competiciones son más artísticas que deportivas. Otra razón, consiste en que en él es muy común el consumo de anabólicos, sustancias sintéticas que suministran hormonas masculinas y en esta actividad es utilizada para el crecimiento de los músculos.

Mario López define al deporte como una actividad donde hay reglas establecidas, donde hay un contendor directo o indirecto y donde se recibe un premio por ser el ganador.

Al mismo tiempo este "debe estar legalmente constituida ante una federación internacional y reconocida a nivel de los Olímpicos", dice Fernando Pulgarín.

Los que practican esta disciplina afirman que el fisicoculturismo es un deporte, porque hay unos competidores que entrenan todos los días, para mejorar su salud y darle forma a su cuerpo, también hay reglas donde no gana el que posee más músculos, sino aquél que tenga más métrica y el ganador es premiado.

Para Francisco Ramírez, el fisicoculturista es un deportista, puesto que su entrenamiento se basa en la preparación física y en la distribución de las cargas. Esto se hace más que todo con pesas pero no hay que confundirse con la halterofilia, levantamiento de pesas.

La competencia es un arte, porque incorpora la danza, los contendientes enseñan la forma de sus músculos al ritmo de la música, es preciso en ese momento que se realiza un deporte, porque hay un movimiento y una tensión de los músculos.

Una idea errónea

Algunas de las personas que practican el fisiculturismo no han sabido difundir, de manera arrogante lo emplean como plataforma para figurar e incursionar en el mundo del exhibicionismo.

Otras consumen asteroides anabólicos para incrementar la masa muscular. Estas sustancias lo único que producen es el soplamiento del cuerpo y daños irreversibles, como tumores hepáticos, cáncer, hipertensión e impotencia. “En los hombres la voz se les pierde, los testículos y el pene se vuelven más pequeños, debido a que, el cuerpo ya no esta produciendo hormonas” normales, advierte Fernando.

Isaías Ocoró cuenta que los esteroides suben el peso, 30 kilos en masa muscular, en unos veinte días. Además, dice que, se han comprobado casos donde los fisicoculturistas se inyectan otras sustancias, insulina, veterina, aceite de oliva, ocasiona el rompimiento del músculo y en Colombia es muy común la aplicación del boldenol, medicamento para animales.

Como dice Francisco Ramírez en el fisicoculturismo no es necesario suministrarse esa clase de sustancias, ya que, lo que se busca es el cuidado de la salud. Con una buena alimentación y un ejercicio bien hecho y algunos suplementos proteínicos se puede conseguir la forma deseada del cuerpo, “porque en el tiempo mío, para uno coger físico comía panela, eso es lo mejor para la fuerza”, comenta Francisco.

Interpretación actual del fisicoculturismo

En estos momentos en Colombia lo que se esta vendiendo es imagen, "la gente no respeta el biotipo y hay un problema que se llama moda; le quieren meter a las personas que solo hay un prototipo", dice Fernando Pulgarín.

Los jóvenes y las personas que desean tener los llamados "cuadritos", se están perjudicando, porque no van a un especialista que los oriente y entrenen según sus necesidades, sino que repiten los ejercicios que ven en las revistas y en la televisión. Pero "toda persona que vaya a hacer ejercicio tiene que hacer primero que todo un chequeo físico", afirma Francisco.

Además, algunos de "ellos creen que eso se obtiene de la noche a la mañana, creen que tener un físico es fácil, entonces preguntan vos qué tomas, vos qué te aplicas, no enfocan la mente en entrenar, porque quieren tener músculos ya", expresa Isaías.

Geovanny Emit Palacios, aficionado y practicante de este deporte, asegura que estas creencias son conceptos erróneos que se tienen acerca del fisiculturismo, puesto que "lo que se vende es lo malo, lo desviado del verdadero concepto y no hay razón para volvernos como esas moles que aparecen en la televisión, construir un físico bonito no tiene que ver con comer mucho o usar anabólicos", argumenta.

Este deporte como cualquier otro debe estar destinado a la búsqueda de la salud plena y seguridad en sí mismo, por eso tiene como filosofía proteger a las personas, sin embargo, para cumplir con esa consigna no se debe poner en riesgo la salud propia.
Este artículo me lo publicaron el Miércoles 3 de Mayo de 2006
Derechos Reservados -
De la Urbe Digital-



diciembre 07, 2005

Gastronomía navideña: más que buñuelos y natilla







Este artículo me lo publicaron en De La Urbe Digital, el 7 de diciembre de 2005.




Llegó la navidad, y con ella la natilla, los buñuelos y las hojuelas. Pero estos no son los únicos platos decembrinos en Colombia. La cultura de la gastronomía ofrece varias propuestas para esta época.
Según los historiadores, la navidad tuvo sus orígenes en Roma, puesto que los romanos acostumbraban a celebrar el Solsticio de Invierno. Esta era una fiesta pagana relacionada directamente con el clima, llamada “Natalis Solis Invich” (nacimiento del sol invisible). Pero, con la llegada del cristianismo a Roma, esta fiesta pasó a hacer, la del “Natalis Domini Nostri Jesucristi” (Nacimiento (navidad) de Nuestro Señor Jesucristo). Por lo tanto, navidad hace referencia al nacimiento del niño Dios.
Debido a la llegada del invierno, se detenía casi toda la vida cotidiana de los romanos, la guerra, las navegaciones, la agricultura, por esa razón, el último mes del año lo dedicaban a la congregación familiar.De ahí, nace la cena navideña que más que exquisitos banquetes es un momento para compartir en compañía de familiares y amigos más cercanos.
En la antigua Roma y Europa nacen los platos tradicionales de navidad. Puesto que, para pasar el invierno, las familias se reunían para preparar entre todos la cena de navidad, para ello contaban con los alimentos que se podían encontrar en cosecha. Y se reunían en la mesa en espera del nacimiento del niño Dios, en compañía de comidas calientes para sobrellevar el frío.
Aunque la navidad tuvo sus principios en Roma, vale la pena resaltar que la fiesta navideña, la cena de navidad y la entrega de regalos se consolida en el siglo XIX, porque en la edad media, la navidad era sinónimo de desenfreno, de sexo, de grandes banquetes y abundante vino.
Hoy en el siglo XXI, la navidad es una tradición familiar donde el 24 de diciembre se hace una cena especial, y en la que nunca puede faltar los buñuelos, la natilla, las hojuelas y los postres como el de naranja, el manjar blanco y el postre de las tres leches.
Como dice Marina Agustín Espinosa, estudiante del curso de gastronomía de Comfenalco, “uno siempre espera diciembre para lo mismo, para la natilla y los buñuelos”. Estos platos son típicos de la navidad, tienen su origen en el resguardo indígena Embera Chamí, en el Valle del Cauca, con influencia de los colonizadores caldenses y antioqueños.
Y, según Luz Elena Jiménez, docente de gastronomía de Comfenalco Antioquia, “el origen de los buñuelos, las masas, todo ese tipo de bollos, vienen de influencia árabe y española”, y las comidas colombianas son “influenciadas por árabes, españoles y africanos, pero las masas, más que todo, son procedentes de los países árabes”. Y de la natilla dice que nace en América Latina, puesto que, el maíz es proveniente de ésta parte del continente americano.
Lo más tradicional como plato fuerte es el pavo relleno, el pernil y el lomo ahumado. Pero, dice Paula García, estudiante del tercer semestre de gastronomía, del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, “ya no estamos tan tradicionalistas, podemos comer cosas más gourmet es, como el salmón con salsa de rábano, que es una fusión con la gastronomía de otros países.” “Ahora en navidad las carnes que más estamos recomendando, como escuela gastronómica, son las carnes bajas en grasas, los pescados y los mariscos”, explica Luz Elena Jiménez.
Para la cena de navidad se recomienda las verduras, con una cocción baja en temperatura, para que no cambie ni su color, ni su sabor, ni el contenido de los nutrientes. No debe faltar en la mesa el queso, las frutas y el vino.
En Colombia no es costumbre el queso en la cena de navidad, pero es indispensable en la mesa. Se puede acompañar con un plato dulce o salado, sirve como ingrediente para los buñuelos, las ensaladas de hojas frescas, se puede acompañar con frutas. Asegura Paula García que “los quesos dependen del paladar.” Y, Luz Elena recomienda el queso campesino, bajo en grasa.
Las frutas son de gran importancia en navidad y en cualquier fecha del año. Se debe aprovechar las de cosecha como el mango, la mandarina, la granadilla, la papayuela. Se pueden mezclar con azúcar y licor o conservar en mermeladas.
En este momento no es tan marcado que, dependiendo de la carne, se consume cierto vino, por ejemplo, para pescado: el vino blanco seco y para la carne roja: un vino tinto seco. “También ahora podemos consumir cualquier tipo de vino, lo más recomendable, es que con el mismo vino que se cocina con ese vino debe acompañarse el menú” comenta Luz Elena, para que no se pierda el sabor en el momento de degustar las carnes.
El vino al igual que los quesos depende del gusto de las personas.La champaña es la ideal para acompañar cualquier tipo de carnes, además se puede consumirse en cualquier momento del menú.
Hay que tener en cuenta que, aunque la cena navideña, en general, la gastronomía colombiana, se esta fusionando con las de otra parte del mundo, y al parecer depende de la tendencia del momento, hoy es lo liviano, también es la fecha más importante para compartir en familia.
Por lo tanto, sino se puede preparar un papilotte de pescado navideño en salsa verde o una corona de chuletas en salsa de rábano, se recomienda un arroz preparado con verduras, puesto que, es lo más versátil como plato único, y muy balanceado. Lo más importante, es tener una técnica en el memento de cocinar y hacerlo con cariño.
Y, como dice Marina Agustín Espinosa y Yolanda Villada Muñoz, la mayoría de los colombianos esperan la época de navidad para comer buñuelos y natilla. Por consiguiente, esos dos alimentos no deben faltar en la cena de navidad, porque son iconos de las familias colombianas.